El Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer se proclamó en mayo de 1987 en el V Encuentro Internacional de la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Sexuales Reproductivos (RMMDR) en Costa Rica, con el propósito de reafirmar el derecho a la salud como un derecho humano al que las mujeres deben acceder durante todo su ciclo de vida, sin restricciones o exclusiones de ningún tipo.